El maquillaje, ese compañero que nos ayuda a disimular defectos, nos aporta luminosidad y potencia y resalta nuestros rasgos más bellos.


Es algo que usamos cada dia y elegimos en función de lo meramente estético. Hay miles de marcas en el mercado, maquilladores profesionales y toda una industria que busca esa perfección exterior sin ni siquiera plantearse si estamos cuidando nuestra piel, nuestro cuerpo y nuestra salud.


Es curioso pero pasa como con las dietas de adelgazamiento: parece que todo vale si tengo el peso y las medidas que marcan los cánones, sin importar cual es el camino para llegar hasta ahí. Todo parece perfecto si se ve bonito, pero cuidado, porque a veces hay trampas, muy sutiles, muy a medio y largo plazo, pero están.


Nuestro cuerpo es como un edificio especialmente protegido. Tiene fachada, interior, y alma. El maquillaje es la pintura de la fachada. A veces ponemos capas y capas, durante años y no respira, y necesitamos coger una espátula , quitarlo todo y restaurar para poder pintar de nuevo con productos saludables, que no agrieten, ni salgan humedades, o cambios de color.


¿Cómo daña mi piel y mi salud el maquillaje convencional?


Casi todos los productos de maquillaje comerciales y convencionales, sin importar el rango de precios, consisten en su mayor parte en siliconas y derivados del petroleo. Estos componentes producen un efecto máscara ( por eso nos parece que funcionan y son buenos) que guarda sorpresas desagradables con el tiempo:


1. Aceleración del proceso de envejecimiento cutáneo.


Los pigmentos de color y otras partículas protectoras contenidas en la base, como el factor de protección solar químico, se degradan durante el día y llevan además bacterias y contaminantes ambientales en contacto que oxidan la piel.


2. Ampliación y obstrucción de los poros.


La mayoría de los productos contienen siliconas y derivados de petroleo que a menudo se utilizan como conservantes en la industria cosmética.Estos pueden acumularse en los poros a largo plazo, sellar la capa superior de la piel y no dejar respirar la piel causando granos e impurezas.


3. Aparición de inflamaciones oculares.


El uso regular de rímel, kohl y sombra de ojos aumenta el riesgo de infección ocular, ojos rojos, picazón, la aparición de granos(Milien), e incluso conjuntivitis. Muchos de estos productos contienen ingredientes poco saludables y problemáticos.


4. Pérdida de densidad y cantidad de las pestañas.


¿Sabías que el maquillaje de los ojos, especialmente el rímel, endurece las pestañas a largo plazo? Cada día sometemos a las pestañas al acto de maquillar y desmaquillar. Con buenos productos y buenos hábitos, no habría problema. Pero no siempre todo es ideal. El maquillaje de ojos tiene cada vez una mayor fijación y, cuando la tendencia apuesta por tonos oscuros, como es el caso, cuesta más quitárselo. Retirar las sombras y la máscara frotando, utilizar rímel de mala calidad,usar rizadores sin conocimiento pueden provocar un debilitamiento y caída de las pestañas.


La función de las pestañas es muy importante ya que protegen los ojos de objetos externos que puedan entrar y dañar el globo ocular y además filtran la luz del sol para evitar la irritación del ojo. A veces pensamos que es la edad la responsable de que las tengamos tan estropeadas, pero sólo tenemos que fijarnos que los hombres, que no suelen maquillarlas. Las conservan normalmente sin problemas hasta avanzadas edades, siempre que no haya una alopecia causada por otros factores.


5. Deshidratación de los labios.


La barra de labios es la cosmética más vendida en el mundo. El 87 por ciento de las mujeres usa pintalabios diariamente. Los labios no solo se secan a largo plazo, sino que incluso se oscurecen o pierden su color natural aclarándose en exceso.


6. Arrugas en los ojos.


Las personas que usan base de maquillaje diariamente durante años aumentan el riesgo de arrugas prematuras, especialmente alrededor de los ojos. La zona ocular es particularmente sensible y baja en humedad. Cualquiera que maquille estas zonas todos los días, no deja que la piel respire y se verá más rápidamente envejecida.


Ojos y labios son especialmente sensibles porque en ambos hay mucosas, lo más receptivo a los buenos y malos ingredientes y lo más sensible también. Hay que cuidarlos con más mimo que al resto del rostro.


7. Pérdida de elasticidad.


Sólo una piel elástica se ve joven. Pero quien usa maquillaje diariamente, no deja oxigenar a su piel. Una falta constante de oxígeno conduce a largo plazo a la descomposición del colágeno y las fibras de elastina. La piel "cuelga" y por lo tanto se ve menos tersa.  La llamada flacidez facial.


INGREDIENTES a EVITAR en productos relacionados con el MAQUILLAJE:


*Parafina y Silicona (INCI: Paraffin, Silicone)
*Aceites Minerales (INCI: Mineral Oil)
*Parabenos (INCI: Parabens)
*Talco (INCI: Talc)
*Perfumes y aromas sintéticos (INCI: Parfum, Fragance)
*Metales Pesados (principalmente Plomo y Cromo en los labiales y que no aparecen normalmente entre los ingredientes, sino que aparecen como "trazas" o "impurezas"
*Pigmentos y colorantes sintéticos.


¿Hay una alternativa que evite todos estos nocivos efectos?


Hay montones de marcas en el mercado que cumplan esos requisitos, pero en Edelweiss , pedimos además un nivel de excelencia determinado y lo buscamos si es necesario al otro lado del mundo. Trabajamos con dos marcas de maquillaje muy especiales: Baims y Nudus.


Nudus es una firma australiana con años de investigación por parte de su creadorea, Diana Saltoun, para conseguir unos pigmentos únicos, 27 activos naturales, superalimentos,extractos de colores bioactivos puros ayurvédicos de flores, frutas, hierbas y minerales. Labiales hechos a mano para unos labios suaves, hidratados y con unos tonos que nunca has visto y disfrutado en la cosmética bio. Un envase cuidado y con mensaje que no te dejará indiferente.

       

 
Baims, es una empresa medio brasileña medio alemana, como sus creadores. Luisa y Bernd. Luisa había trabajado en televisión, moda y publicidad, donde los maquillajes son densos y bastante agresivos a medio plazo. Buscaba una base con muchos requisitos: con buena cobertura,alta pigmentación, fijación y larga duración y sobre todo, bio, vegana, y que a la vez tratara la uniformidad de la piel y las arrugas. Y lo consiguieron. Baims es una línea de alta cosmética decorativa certificada que enamora por su presentación, texturas y resultados. Sus envases reciclables y recargables de bambú le dan un toque elegante y clásico, como el público al que va dirigido: unos productos creados para cuidar y embellecer que dan la talla en todo,no pasan de moda y mucho menos desapercibidos.


El maquillaje es el primero en el mercado formulado con BBA bioBehenic Active, un activo derivado de la Pentaclethra Macroloba (pracaxi), una planta brasileña con propiedades blanqueadoras y regeneradoras.

                        


Pura seda que apetece ponerse cada dia para vestir la piel porque la sensación es de que cada uno de nuestros poros respira y brilla con luz propia.

Compartir esta publicación